Somos así

  • admin.milani
Posted: Vie, 2015-01-02 10:58
  • Sandro tenía 15 años. Metro setenta de altura, humilla­do, adulto. Los maestros le habían tomado por tonto. Que­rían que repitiese primero por tercera vez.
  • Gianni tenía 14 años. Vago, alérgico a la lectura. Los maestros lo habían calificado de sinvergüenza. Y no andaban del todo equivocados, pero esto no es motivo para sacudír­selo de encima.
  • Gianni no sabía poner la hache en el verbo haber. Pero sabía muchas cosas del mundo de los mayores. Del trabajo, de las familias, de la vida del pueblo. Había salido de vuestra escuela analfabeto y odiando los libros. (Alumnos de Barbiana).

NO TE LA PIERDAS

  • admin.milani
  • 11/17/09
  • Lun, 2015-01-26 10:25

Con el patrocinio de la UNESCO se ha realizado un filme documental de Pascal Plisson titulado CAMINO A LA ESCUELA (Sur le chemin de l'école) que se puede ver en salas de cine. Es el recorrido hasta llegar al colegio de 4 héroes extraordinarios: un keniata y su hermanita, un indio discapacitado, cuya silla de ruedas empujan sus dos hermanos, una niña marroquí del Atlas y un argentino de la Patagonia a caballo también con su hermanita. Pero de estos viajes diarios hasta la escuela para poder aprender algo hay muchísimos más. Una cosa es saberlo y, otra, verlo. No te la pierdas.

UNA HISTORIA DE HOY, DE LAS QUE HAY MUCHAS MÁS

  • admin.milani
  • 11/17/09
  • Vie, 2015-01-23 11:38

Su nombre es A. En primero de ESO era el terror de los profesores porque descubrieron que venía a clase con una navaja. Apenas leía y escribía, pero eso en ese entonces era secundario. A final de curso empezó a leer la vida del Vaquilla. ¡Lo que faltaba! Yo le animaba. ¡Por fin está leyendo!

Hoy, está en 3º. Tiene dos años más que el resto, y muchas faltas a clase, incluso un tiempo de casi seis meses sin pasar por ninguna escuela. Tras mucho seguirle e insistirle volvió. Pero ayer me dijo: Profe, a mi me gusta la clase de 1º. ¿No podría quedarme con ellos y así estoy más tiempo en la escuela? Es que de verdad, es donde mejor me lo paso.

En medio ha habido muchos ratos de charla con los compañeros. Convencernos de que necesita un plan personal, que hay que mandar a la porra tantas normas y tanto currículum y ayudarle a crecer y a aprender. Que la escuela es para él, no para nosotros. Que si alguien sobra puede que seamos nosotros, pero él no.

Después del Vaquilla empezó a leer la historia de su barrio. Luego, escribía algunos párrafos que le gustaban. Pegó a un "moro" porque le dijo jelou y a él no le hablan en un idioma extraño. Pero siguió leyendo. Le había cogido el gustillo. Empezamos a darle unas sumas y unas restas. Y las fue haciendo.

Hoy quiere seguir en la escuela. Ya ningún profe duda de que se merece el graduado. En la primera evaluación ha aprobado tres asignaturas por su cuenta, con mucho esfuerzo e interés. En otras va haciendo algo. En inglés, educación física y plástica, no. ¿Son tan importantes? Le encanta la música y por todas las clases de música se pasa con su guitarra. Hasta ha dado algún concierto por el barrio.

Por cierto, en el primer trimestre ya se ha leído 25 libros... Su hermano dice de él: ¡Qué bien que habla! Está en primero, y ha comenzado a leer la vida del Vaquilla...

¡Cuántas lecciones nos siguen dando!

Manu Andueza (en Educar(NOS) 68, 2014).